Mario Suárez, el prescindible

No son pocos los analistas que aseguran que la estadística en el futbol tiene escasa o nula validez. Pero lo cierto es que la estadística puede servir para determinar el rendimiento de jugadores individuales o incluso de equipos enteros. Ahora bien, para conseguir eso, es imprescindible tener unos criterios de valoración coherentes y eso solo es posible si se tiene un profundo conocimiento de la materia sobre la que se va a llevar al cabo el análisis.

Un ejemplo de lo contrario es lo pudimos apreciar en el siguiente artículo publicado por Marca esta semana: “Mario Suárez, el imprescindible”. El artículo hace alusión a los partidos oficiales que se perdió el mediocentro esta temporada, para resaltar una “relación directa entre sus ausencias y las derrotas de los de Manzano”. No obstante, de entrada, Luis Aznar, escritor del artículo, ignora los dos partidos OFICIALES que ganó el Atlético de Madrid sin el mediocentro ante el Stromsgodset, en una de las fases previas para acceder a la Europa League. Aznar tampoco hace ESPECIAL eco en el hecho de que los cuatro partidos que perdió el Atlético en ausencia del canterano, fueron todos FUERA DE CASA, y ante equipos que tienen números impresionantes como local. Tanto es así, que entre los cuatro (Real Madrid, Udinese, Getafe y Athletic) han jugado un total de 33 partidos oficiales esta temporada, de los que han ganado 23 (70%) y ¡¡solo han perdido 3 (9%)!! De hecho, tanto el Real Madrid como el Udinese han ganado todos (9 y 8, respectivamente) los partidos oficiales en casa esta campaña.

Pero más allá de lo anterior, lo cierto es que cualquiera que haya visto de los 15 partidos que SÍ ha jugado Mario Suárez (todos ellos en el puesto de pivote defensivo), estará de acuerdo en que el canterano es la única pieza completamente PRESCINDIBLE del esquema de Gregorio Manzano. Tanto es así, que a pesar de haber jugado partidos ante rivales duros y en escenarios difíciles (Granada, Athletic y Real Madrid fuera), Paulo Assunçao ha demostrado más cosas en los escasos 290 minutos (4 partidos) que ha jugado en liga, que Mario en los 763 minutos (10 partidos) de los que ha dispuesto. El brasileño recupera más balones que el español (1 cada 10.36 vs. 1 cada 10.60 m) y sobre todo, pierde bastantes menos (1 cada 16.11 vs. 1 cada 13.63 m). Teniendo esta estadística en cuenta, es evidente que el centro del campo rojiblanco tendría (y tiene) bastante más EQUILIBRIO con Assunçao que con Mario.

¿Mario aporta más en ataque?

Mario interviene más en juego que el brasileño. El canterano promedia un pase cada 1.72 minutos en liga, mientras el brasileño efectúa uno cada 2.4 minutos. Pero dar más pases no siempre es un reflejo de mayor aportación ofensiva, y más cuando está bastante claro que la responsabilidad de la generación de juego de este Atlético recae exclusivamente sobre Arda Turan y Diego Ribas. Ambos jugadores han tenido que retrasar su posición en muchas ocasiones para iniciar las transiciones ofensivas del equipo, al ver que los mediocentros (Mario y Gabi, habitualmente) eran incapaces de darle ninguna continuidad al juego. La prueba de ello es que tanto el turco (1 pase cada 1.52 m) como el brasileño (1 pase cada 1.34 m) promedian más pases que Mario (1 cada 1.72 m) y Gabi (1 cada 1.63 m) en el campeonato doméstico.

¿Assunçao es el pivote ideal?

Teniendo en cuenta lo anterior, queda claro que la función del mediocentro defensivo de ESTE Atlético de Madrid es PRINCIPALMENTE defensiva, y en esta faceta, Assunçao, tanto por sus números como por lo visto sobre el terreno de juego, le supera a Mario con creces. Ahora bien, aunque el brasileño sea la mejor opción que ofrece la plantilla para ese puesto EN ESTE MOMENTO, es evidente que no es el jugador IDEAL para sostener el juego que PRETENDE hacer el equipo de Gregorio Manzano.

En los últimos partidos Manzano ha alternado entre el 4-1-3-2 (con Falcao y Adrián) y el 4-1-4-1 (con Adrián). El punto en común de ambos sistemas es que los tres jugadores que ocupan las posiciones interiores son Gabi, Arda y Diego. Ya hemos hablado de la contribución del turco y del brasileño al juego del equipo en términos de posesión. Pero por el contrario, no podemos ignorar que, al ser jugadores que intervienen constantemente en el juego, arriesgan y pierden el balón muy a menudo. De hecho, entre los tres (Diego; 1 cada 6.8 m, Arda; 1 cada 9.6 m y Gabi; 1 cada 10.2 m) ‘regalan’ casi 33 balones de media por partido. Eso se traduce en ¡¡¡33 posesiones para el adversario!!! Lógicamente, los 9 balones que suele recuperar Assunçao de media por partido no son suficientes para ofrecer el equilibrio PERFECTO a un equipo que pretende MONOPOLIZAR la posesión.

El mediocentro que más balones recupera en liga es Jeremy Toulalan, que promedia más de 12 recuperaciones por encuentro. El francés es un pivote mucho más INTENSO y CONTUNDENTE que Assunçao, lo cual le permite tener mejor capacidad de recuperación. Además, aporta mucho criterio a las transiciones del equipo de Pellegrini. Es evidente que Toulalan es un objetivo inalcanzable para nosotros, pero hay otros muchos pivotes del mismo perfil en la liga que pueden ayudarnos a competir alrededor de la posesión del balón (Bruno, Medel, Topal…).

La lógica dice que Caminero (director deportivo), a sabiendas de los defectos estructurales que tiene el equipo en su juego (aparte de la falta de organización, que es culpa de Manzano), debe tomarse muy en serio la incorporación de un pivote defensivo en el próximo mercado de fichajes. Pero como la lógica en el Atlético se aplica muy de vez en cuando, lo menos que le podemos (y debemos) pedir a Manzano es que deje de intentar hacer magia colocando a Mario en un puesto que no es el suyo, y que dé entrada de una vez por todas a Paulo Assunçao en el once titular…

Sobre Mohit