Post-partido: Atlético de Madrid 0-0 Valencia

En la previa definíamos al Valencia como un equipo que aparte de tener buen trato de balón, también era agresivo en las tareas de presión y recuperación. Pues bien, lejos de lo que venia haciendo el equipo de Emery como visitante hasta ahora esta temporada, ayer sustituyó a su juego de toque y dominio de la posesión, por un futbol más directo, más veloz y más físico, en busca de competir de tu a tu ante un equipo que difícilmente dejara dominarse por ningún rival de aquí a final de temporada en el Vicente Calderón. En líneas generales, fue un partido bastante igualado, en el que el resultado final fue justo por el esfuerzo y el sacrificio que desplegaron ambos conjuntos, aunque fueron los rojiblancos quienes tuvieron las ocasiones más claras del encuentro.

La entrada de Tino y Piatti en detrimento de Banega y Jonás definía perfectamente el guion del partido por parte de los ches. El técnico valencianista probablemente pensó que seria difícil para su equipo hacerse con el dominio de la posesión ante un Atlético que, en las últimas semanas, está resultando ser el equipo más intenso de la liga en las tareas de presión. Por lo tanto, apostó por un centrocampista que, a pesar de ofrecer menos visión de juego y capacidad de organización que el ex rojiblanco, ofrece bastante más entrega en las tareas defensivas, es mucho más vertical y tiene mucha mayor llegada desde segunda línea. De igual forma, apostó por la velocidad de Piatti en vez de la pausa y el juego entrelineas que suele ofrecer Jonás.

Con ese cambio de planteamiento, quedaba claro que ambos equipos buscaban disputar el partido con el mismo estilo de juego. Los dos presionaron con bastante intensidad la primera línea del rival, en busca de recuperar el balón lo más rápido posible. Luego, una vez tenían el esférico en sus dominios, acortaron al máximo las transiciones, hasta el punto de llegar a ‘ignorar’ al centro del campo. De hecho, por parte de ambos, los dos laterales (que eran generalmente los que se encargaban de realizar la transición defensa – ataque) efectuaron más pases durante el encuentro que los mediocentros…

 

Atlético (pases)

Valencia (pases)

 
Tiago + Gabi

45 + 56 = 101

47 + 61 = 108

Albelda + Tino

Juanfran + Filipe

75 + 32 = 107

44 + 65 = 109

Miguel + Matheiu

 

La estadística de la parte superior demuestra que la función de los mediocentros en el partido de ayer no era la de elaborar el juego para sus respectivos equipos, sino evitar que lo haga el adversario. La gran prueba de ello es que se cometieron ni más ni menos que ¡¡46 faltas!! a lo largo del encuentro (25 por parte del Atlético). Quizá por culpa de esa excesiva dureza, algunos jugadores técnicamente hábiles como Diego y Turan, por parte del Atlético, y Pablo por parte del Valencia, no demostraron la capacidad de desequilibrio a la que nos tienen acostumbrados, sobre todo cuando el balón llegó a su zona de influencia en tres cuartos de campo. ¿Consecuencia? Ninguno de los dos equipos generó demasiado peligro en el último cuarto del campo. De hecho, entre los dos, efectuaron tan solo 3 remates a portería (2 del Atlético) en los 95 minutos que duró el encuentro.

La ocasión de Falcao

Corría el minuto 65 de la segunda parte cuando un pase entrelineas de ¿Tiago? llegó a los dominios de Falcao, tras ganar la espalda de toda la defensa valenciana. El colombiano condujo el balón hasta la zona de peligro (dentro del área), para acabar dando un gran pase de la muerte a Adrián, que entraba a rematar en boca de gol. Pero Rami interceptó el pase, y el balón volvió a los pies del colombiano, con Alves ya vendido. Pero el mejor jugador de la pasada edición de la liga portuguesa no acertó a marcar un gol que ya se cantaba en las gradas del Calderón.

Es evidente que no se le responsabilizar a Falcao de haber perdido dos puntos ayer, sobre todo porque, independientemente de aquella acción, el partido mereció acabar con tablas por méritos de ambos conjuntos. Además, el ex del river ha hecho grandes partidos en el Calderón esta temporada, incluyendo un hattrick ante el Racing y dobletes ante el Sporting y el Villarreal. Pero si la idea de fichar a un delantero por 45 millones y ponerle el sueldo más alto de la plantilla, es que este jugador desequilibre partidos igualados como el de ayer a favor de tu equipo, se puede decir que Radamel Falcao García no se ganó el sueldo ante el Valencia…

La actuación arbitral

La actuación de Undiano Mallenco desesperó a ambos equipos, pero en líneas generales, hizo un buen partido debido a que acertó en todas las decisiones dudosas. En mi opinión, su actuación no condicionó el choque, aunque también cabe resaltar que puso el listón quizá demasiado alto a la hora de castigar algunas acciones muy duras con amonestación. No es normal que un partido como el de ayer, que tuvo 46 faltas, haya acabado con tan solo 5 tarjetas amarillas. Pero, en cualquier caso, tuvo el mismo criterio a la hora de sancionar a ambos equipos, por lo que no se le puede criticar por haber beneficiado / perjudicado a ningún equipo injustamente.

9 puntos de 33 ante los 10 primeros de la liga

Si es cierto que, en la misma línea de las ultimas tres temporadas, el Atlético de Madrid esta volviendo a mostrarse demasiado inconsistente ante los equipos de la parte alta de la tabla clasificatoria. Pero eso no quita que el cuadro dirigido por Diego Pablo Simeone está en una clara línea ascendente, y no solo ha recuperado el rumbo en liga, sino también ha restablecido la conexión con su afición, que no paró de animar a los suyos hasta el pitido final. Además, ha demostrado con hechos que esta plantilla, muy a pesar de lo que nos intentaba hacer creer el ex entrenador, sí es competitiva. El equipo ha sabido sumar 11 puntos sobre 15 posibles ante rivales tremendamente complicados, y lo que es más, no ha encajado ningún gol en lo que va de año. Y por si fuera poco, ayer obligamos a un equipo que sumó ¡¡¡¡¡25 puntos!!!!! más que nosotros en liga en el año 2011 (76 vs. 51), a cambiar su planteamiento habitual ante nosotros…

 

Sobre Mohit