Post-partido: Atlético de Madrid 1-2 Barcelona

El Atlético cosechó la primera derrota de la era Simeone ante un Barcelona que necesitó una genialidad de Messi y varias ayudas arbitrales para imponerse en el Vicente Calderón. Los de Simeone plantearon mal la primera mitad, en la que regalaron la pelota y muchos metros en su campo a un Barça que no tuvo problemas para acercarse al área rojiblanca. Bien es cierto que los colchoneros tuvieron en todo momento una gran disciplina táctica y quizá debido a ello, a pesar de tener el 73% de la posesión durante el primer acto, los de Guardiola tan solo pudieron realizar 2 tiros entre los tres palos de la portería de Courtois. Pero uno de esos tiros se convirtió en el 0-1 (m 36). Una gran jugada de tiralíneas, iniciada en las botas del ‘10’ blaugrana, acabó con Alves rematando solo en boca de gol. Con ese panorama, el Atlético tuvo que salir al segundo tiempo con una idea más ambiciosa, presionando arriba al Barcelona e intentando obligarles a retroceder líneas. Y lo consiguieron. A pesar de encontrar el empate prácticamente en la primera jugada del segundo acto, los rojiblancos siguieron poniendo en apuros a la defensa blaugrana durante muchas fases de los segundos 45 minutos, y por momentos, parecía estar más cerca el 2-1 que el 1-2. Pero entre Messi y Pérez Lasa consiguieron que el Atlético perdiera su segundo partido en casa en lo que va de liga.

Sistema defensivo Atlético (1ra parte)

El objetivo del Atlético durante los primeros 45 minutos era jugar replegados y cerrar los espacios interiores para que el Barcelona no pudiera hacerles daño con su juego entrelineas. Pero Guardiola reaccionó colocando tanto a Alves como a Abidal prácticamente en tres cuartos de campo cada vez que el Barça tenía la posesión, para intentar explotar los espacios que regalaron los de Simeone por los costados. Por dentro, Fábregas e Iniesta, así como Messi y Alexis intercambiaban constantemente sus posiciones aprovechando su gran movilidad y entendimiento.

Pero los azulgranas apenas pudieron desequilibrar durante la primera mitad puesto que los dos laterales rojiblancos cerraron a la perfección tanto los espacios por dentro como por fuera. Además, la labor de jugadores como Koke y Arda en la segunda línea, así como la de Adrián y Falcao para intentar dificultar las transiciones a Xavi y Busquets, fue clave para evitar que el Barça llegara al descanso con una ventaja superior.

¿Por qué no generamos ocasiones de gol?

Al recuperar la pelota tan atrás y faltarnos el único jugador que nos aporta cierta transición defensa – ataque (Diego), el equipo apenas podía avanzar hasta campo contrario con el balón jugado. Y las pocas veces que sí lo consiguió, al faltarnos velocidad en ataque (Arda, Koke y Falcao), apenas pudimos explotar los espacios que dejó atrás un Barça que jugaba con prácticamente 8 jugadores en campo contrario.

Sistema defensivo Atlético (2da parte)

El Atlético, ya con desventaja en el marcador, salió a la segunda parte obligado a la presionarle arriba al Barcelona. Uno podía tener la duda de si los jugadores aguantarían físicamente los 45 minutos realizando una presión alta a un equipo les había obligado a correr detrás de la pelota durante gran parte de la primera mitad. El hecho de que el primero de los dos cambios que realizó Simeone fuera en el  minuto 77 (Salvío por Koke) tampoco invitaba al optimismo. Pero para sorpresa de todos, el Atlético no solo generó más ocasiones en la segunda parte jugando con estilo que le permitía ‘vivir’ más cerca del área culé, sino que además supo defender mejor, hasta el punto de conseguir anular al Barça en ataque durante varias fases del segundo acto.

Es cierto que los de Guardiola siguieron teniendo más posesión (59%) y también que nos obligaron a retroceder líneas en algunos momentos, pero la sensación de la segunda parte era que el Atlético estaba más cómodo sobre el césped, consiguiendo jugar como se lo proponía y no dejando jugar al Barça jugar como a ellos les gustaría. Si bien en la primera mitad fue Messi quien ponía en aprietos a los zagueros rojiblancos con sus cambios de ritmo, en la segunda parte fue Falcao quien le ganó la partida a la defensa blaugrana desplegando una gran capacidad para jugar de espaldas a la portería. ¿La diferencia? Que en vez de recibir en el centro del campo, el colombiano recibía cerca del área rival. ¿Por qué? En vez de presionar bajo, el Atlético presionaba arriba, obligando al Barça a jugar con la defensa más retrasada que en la primera mitad.

Las ayudas arbitrales

Pérez Lasa (o su linear mal colocado) pitó dos fueras de juego inexistentes en contra del Atlético durante la primera mitad. También le perdonó a Alves (agresión) la tarjeta roja. Pero el hecho de que el colegiado guipuzcoano pitara un fuera de juego inexistente a Messi con el 0-1, además de probablemente perdonar a Godín la expulsión por su entrada a destiempo a Alexis, hacía equilibrar en cierta medida la balanza de las decisiones perjudiciales tomadas en contra de cada equipo (aunque no hace que sean menos graves los errores).

Pero el hecho de que no pitara el clamoroso penalti que cometió Busquets en los últimos minutos, deja claro que el arbitró condicionó por completo el resultado de un partido que por juego y ocasiones (sobre todo en la segunda parte) no merecieron perder los rojiblancos.

La imagen

Cuando el arbitró pitó el final del partido, varios jugadores del Barcelona se cayeron rendidos al césped. Una imagen que refleja que el equipo perfecto lo pasó muy mal en el Calderón ante el nuevo Atlético de Simeone, y que si no fuera por las decisiones arbitrales que sufrimos en contra y el planteamiento poco ambicioso de la primera parte, seguramente habríamos tenido opciones de ganar al que dicen que es el mejor equipo de la historia. A pesar de todo, la imagen de ver a los jugadores del Barça abrazarse para celebrar una victoria que según su propio entrenador no les vale para nada, hará crecer anímicamente a una plantilla que volverá a tener la oportunidad de competir y ganar ante un grande en liga el próximo fin de semana en el Sánchez Pizjuan…

Sobre Mohit