Post-partido: Atlético de Madrid 2-1 Hannover 96

El Atlético de Madrid ganó por la mínima al Hannover en la ida de los cuartos de final de la Europa League. Se las prometían felices los rojiblancos tras ponerse por delante en el marcador en el minuto 9, cuando Falcao aprovechó una salida en falso del guardameta Zieler para depositar al fondo de la red una falta sacada por Gabi desde el costado izquierdo. Mas tarde, tanto Adrián como el propio Falcao dispusieron de ocasiones clarísimas para ampliar la ventaja. Mientras tanto, los alemanes no daban señales de vida en ataque. Tanto es así, que su primer tiro entre los tres palos tardó 39 minutos en llegar. Desafortunadamente, supuso el 1-1. El inesperado gol en contra hizo que los de Simeone salieran demasiado ansiosos a la segunda parte, donde la desesperación por volver a ponerse por delante en el marcador les hizo perder el control del partido. A pesar de todo, una genialidad de Salvío en los últimos minutos les permite a los colchoneros llevar una ventaja mínima al partido de vuelta que se disputara en el AWD-Arena. No podrán estar en ese encuentro Juanfran, Gabi o Turan, que tendrán que cumplir un partido de sanción por acumulación de tarjetas.

Hace poco Josep Guardiola destacó “una gran virtud” de los equipos alemanes, y es que, “estén jugando bien o mal, siempre aparecen”. El Atlético fue victima precisamente de esa virtud durante los primeros 45 minutos del choque, donde vieron como los alemanes, a pesar de haber sido dominados completamente, demostraron tener la coraza suficiente para llegar al descanso con tablas en el marcador. A raíz de eso, en la segunda parte, con el objetivo de marcar un gol de visitante ya cumplido, los alemanes empezaron a arriesgar en busca de un mayor premio. ¿Cómo? Los de Slomka fueron mucho más directos y jugaron con un ritmo alto en busca de espacios que pudieran aprovechar sus jugadores veloces en ataque (Stindl y Rausch por las bandas; Schlaudraff y Diouf en punta). El fallo por parte del Atlético fue permitírselo. Los rojiblancos, ante una situación de adversidad, en vez de intentar acentuar el dominio que tuvieron en la primera mitad, entraron en un intercambio de golpes que obviamente le beneficiaba mucho más a los alemanes.

El cambio del mediocentro Schmiedebach por el delantero Ya Konan en el minuto 55 fue toda una declaración de intenciones por parte del técnico del conjunto alemán. El marfileño, a pesar de jugar en el doble pivote junto con el portugués Sergio Pinto (¡¡¡16 recuperaciones!!!), tuvo la función específica de aportar llegada desde segunda línea para poder rematar alguno de los centros rasos al área que envió Stindl desde la banda derecha en la segunda mitad. Este cambio les hizo ser aun más verticales a los alemanes, consiguiendo que el partido se rompiera un poco más. Ante el riesgo de que los alemanes aprovecharan esa situación para marcar su segundo gol, Simeone dio entrada a Diego Ribas, en busca de mayor consistencia en las transiciones y mayor control del esférico.

El brasileño, a pesar de arrastrar una evidente falta de ritmo, fue uno de los jugadores más consistentes del Atlético en los últimos minutos del choque. No pudo aportarle al equipo la pausa que requería durante la segunda mitad, pero movió el balón con bastante inteligencia en el último cuarto de campo. De hecho, poco después de que ingresara al terreno de juego, Slomka hizo un cambio defensivo (Pander por Schulz) en busca de retroceder líneas y cerrar los espacios en defensa, para que jugadores como Diego o Turan no fueran capaces de hacerles daño jugando entrelineas.

A pesar de todo, en una de las últimas jugadas del partido, un balón largo enviado desde el centro del campo fue peleado por Falcao en el borde del área alemana. El colombiano le ganó la partida a los dos centrales, dejando el balón muerto en la frontal del área, para que pudiera ser recogido por Salvío. El argentino, tras un recorte, envió el balón a la escuadra izquierda de la portería de Zieler. Imparable. Con ese gol, el ex del Benfica se convierte en el segundo máximo goleador de la era Simeone (5), superando a un Adrián López (4) que ya lleva 4 partidos oficiales sin anotar. 

El Atlético dispuso de una última acción para poder anotar el 3-1, pero el meta Zieler acabó despejando in extremis la chilena de Diego Ribas. 

Rendimiento Mario Suarez

Fue el jugador rojiblanco que más balones recuperó (¡¡13!!) en la noche de ayer. Pero más allá de esta estadística, que no es muy conclusiva de por sí sola, cabe resaltar que el ex del Mallorca tuvo ayer el peso que habitualmente le suele faltar en la media. De hecho, el de Alcobendas cortó algún pase peligroso en la segunda mitad y aportó bastante más frescura en las transiciones que su compañero en la medular, Gabi Fernández.

El sector izquierdo de nuestro sistema defensivo

El principal peligro de los alemanes llegaba por el sector izquierdo de nuestra defensa. De hecho, las tres ocasiones más peligrosas que tuvieran los de Slomka durante el partido llegaran tras la misma jugada. Balón en profundidad para Stindl que le gana la espalda a Filipe. Godín no llega tiempo al repliegue y Miranda pierde de vista a Diouf dentro del área, dejándole rematar a placer. Obviamente, el error colectivo (el más grave) está en dejar que el partido se juegue a un ritmo que le permita a los alemanes encontrar espacios entre nuestro sistema defensivo. Pero es innegable que Filipe, Godín y Miranda no anduvieron demasiado finos a la hora de solventar las acciones individuales. 

Las tarjetas evitables

Teniendo en cuenta que el resultado de la ida obliga a los rojiblancos desplegar su mejor juego en el campo del Hannover, podemos considerar que las bajas de Juanfran (88.7% minutos con Simeone), Gabi (88.2%) y Turan (56.1%) van a ser un contratiempo importante para los de Simeone. Pero lo más grave de esa situación es que las tarjetas de Gabi y Turan eran completamente evitables. El ex del Zaragoza le mete el pie a Pinto cuando el árbitro ya había pitado una falta ¡¡en contra del Hannover!! por manos del portugués. La de Arda fue debido a una provocación de Schlaudraff, que anduvo buscándole durante toda la segunda parte.

El dato

Falcao marcó el 1-0 en jugada estratégica. La última vez que el ariete colombiano había culminado una acción estratégica fue hace 33 partidos, ante el Sporting de Gijón (4-0).

Sobre Mohit