Post-partido: Atlético de Madrid 1-4 Real Madrid

El Atlético de Madrid cayó goleado frente al Real Madrid en un partido en el que los rojiblancos se vinieron abajo físicamente en los últimos minutos. A pesar de no haber generado ocasiones claras de gol, los de Simeone dominaron la primera mitad, en la que dieron la sensación de estar mucho más cómodos sobre el césped que el Real Madrid. De hecho, a diferencia de otras ocasiones, los jugadores no se desmoronaron tras encajar el primer gol, manteniendo una buena línea de juego que les permitió competir ante el mejor Real Madrid a domicilio de las últimas décadas. La perseverancia de los rojiblancos, potenciada por el gran trabajo que realizaron en ataque Arda, Diego y Adrián, les permitió empatar el partido en el minuto 10 de la segunda parte. Pero a raíz de la igualada, quizá debido al cansancio acumulado, el Atlético empezó a retroceder metros, permitiendo al Madrid tener posesiones largas en campo contrario. En esas, Cristiano marcó otro golazo para volver a poner en ventaja a los blancos, que aprovecharon los espacios que dejó en defensa el Atlético en el tramo final para acabar rematándole a la contra.

Como era de esperar, el Atlético salió al encuentro con la idea de mantener una buena organización defensiva en campo propio, que le permitiera romper el juego ofensivo del Real Madrid y tener opciones de sorprender a los de Mourinho a la contra. Sin embargo, el buen hacer de jugadores como Gabi, Diego y Arda permitió a los rojiblancos vivir en campo contrario durante muchas fases de la primera mitad. De hecho, los de Simeone se fueron el descanso con más posesión que su rival (53%). Este dato es meritorio puesto que el Real Madrid, a pesar de no concentrar su juego en la pausa, es actualmente el cuarto equipo que más posesión tiene de media por partido (60.07%) de las todas las grandes ligas europeas. Uno de los motivos que explica el dominio de los rojiblancos en términos de posesión es que intentaron CASI siempre sacar el balón jugado desde la defensa, a pesar de jugar ante un equipo se especializa en ejercer una presión alta intensa y organizada, que les permite recuperar mucho balones en campo rival. El único jugador que no estuvo a la altura en este sentido fue Luis Perea, que como de costumbre, no ofreció ninguna seguridad con el balón en los pies.

El desgaste y la eficacia

Teniendo en cuenta que intentamos competirle de tu a tu a un equipo que destaca principalmente por su preparación física, era evidente que en algún momento el cansancio nos iba a pasar factura. Y más cuando este equipo dio entrada en distintas fases de la segunda mitad a tres jugadores del nivel de Ozil (46’), Higuain (70’) y Callejón (84’), mientras nosotros solo PUDIMOS hacer un cambio (Koke 78’). En este sentido, a pesar de lo que esperábamos, las bajas de Mario y Salvío nos pasaron factura, puesto que son dos futbolistas que nos podían haber servido en distintos momentos de la segunda mitad.

Sin ir más lejos, uno de los motivos por los cuales nos echamos demasiado atrás tras el empate es porque a Tiago se le acabó la ‘gasolina’ tras la primera hora de juego. Teniendo en cuenta que Simeone cuenta solamente con tres los cuatro centrocampistas que tiene actualmente en la plantilla, es evidente que la baja de uno ellos no le permitieron introducir ningún cambio en esa zona del campo en uno de los momentos decisivos del encuentro (m 60).

Otro jugador que nos habría servido, al menos a priori, como revulsivo tras el segundo gol del Real Madrid es Eduardo Salvío, que nos podía haber ofrecido más profundidad por la banda derecha, por donde Juanfran le hizo bastante daño a Coentrao durante todo el partido. Su ausencia le obligó a Simeone hacer un cambio entre dos jugadores del mismo perfil (Turan – Koke), algo que no nos sirvió para sorprender al Real Madrid, que apenas pasó apuros en el ultimo cuarto de hora del choque. 

Como reflejan las estadísticas presentadas en la tabla de la parte superior, el Atlético no fue MUY inferior al Madrid en aspectos de juego, aunque sí hubo una diferencia inmensa en los últimos metros. A lo largo de toda la temporada nos hemos aferrado al argumento de los 40 millones que nos costó Falcao (29 goles oficiales con el de ayer), pero es que ayer, enfrente estaba un equipo que pagó ni más ni menos que ¡¡¡225 millones!!! por los cuatro atacantes (Di María – Kaká – Ronaldo – Benzema) a los que decidió alinear su entrenador desde el inicio. El Madrid confirmó anoche la teoría de que ‘el gol vale dinero’, y obviamente, debido a ALGUNAS circunstancias MUY ESPECIALES, ellos y el Barça tienen mucho más que el resto de los equipos de primera división.

Los goles de Ronaldo

Courtois ha sido criticado por no estar bien colocado en los dos primeros goles del Real Madrid, que a la postre resultaron claves para certificar la victoria blanca en el Calderón. En ambos casos, en mi opinión, fue más acierto de Cristiano que error de Thibaut. Obviamente, en el primero, el cancerbero belga tiene su parte de culpa por hacerse la estatua, pero PODRIA ser entendible si consideramos que el balón va a mucha velocidad, cambia mucho de trayectoria en el aire y prácticamente cae ‘desde el cielo’ para acabar entrando por la esquina izquierda de la portería. En el segundo, el error está en regalarle tanto espacio a Ronaldo tan cerca del área, pero una vez tira el portugués, se puede responsabilizar a Courtois por no poder despejar un balón que entra por el centro de la portería. No obstante, como en el primero, el balón cae desde una gran altura, dificultando sobremanera la labor del gigante belga.

El dato

Gabi dijo en la antesala del partido que si ganaban podían entrar en la historia del Atlético de Madrid. No ganaron, pero aun así entraron en la historia del club. Y que es, con el de anoche, ya son 8 derbis los que hemos perdidos de manera seguida, igualando la peor racha de nuestra historia. Y por si fuera poco, Cristiano Ronaldo es el primer jugador del Real Madrid que nos marca un hattrick en el Vicente Calderón.

PD: El penalti de Godín a Higuain, un minuto después de la clara ocasión de Adrián para empatar, acabó condenándonos a la goleada. Teniendo en cuenta que era una acción completamente evitable, es evidente que el central debe ser criticado por la misma.

Sobre Mohit