Post-partido: Betis 2-2 Atlético de Madrid

El Atlético se dejó 2 puntos vitales en los últimos 5 minutos del partido disputado está tarde en el Benito Villamarín. Los rojiblancos dominaron el encuentro de principio a fin ante un Betis que demostró estar más pendiente del derbi que jugara dentro de tres días ante su eterno rival, el Sevilla. Los de Simeone castigaron la falta de actitud de los verdiblancos acercándose con mucho peligro a los dominios de la portería defendida por Fabricio, y solo la falta de puntería hizo que llegaran al descanso sin una ventaja cómoda en el marcador. La segunda parte comenzó con el mismo guion, con la única diferencia de que los colchoneros por fin lograron anotar por mediación de Koke pasada la hora de juego. A raíz del gol, lejos de bajar el ritmo del partido, el Atlético entró en el juego que más le interesaba al Betis. La mala gestión de la ventaja hizo que los rojiblancos se vieran sorprendidos en dos ocasiones por los de Mel en el tramo final del encuentro. Finalmente, el gol de Falcao salvo los muebles para un equipo que ahora necesita un milagro para clasificarse para la Champions.

Como era de esperar, el partido se jugó a un ritmo muy alto desde el primer minuto. Ambos equipos intentaron practicar un juego vertical y con transiciones cortas. Pero el hecho de que el Atlético se mostrara mucho más intenso que su rival en la presión le dio la iniciativa en el juego. Bien es cierto que la posesión fue muy equilibrada (48-52), pero los de Simeone siempre dieron sensaciones de saber utilizarla mejor que su adversario. Los rojiblancos explotaron a las mil maravillas los espacios que regalaron los andaluces por las bandas, los cuales fueron aprovechados por Salvío y Filipe para enviar varios balones peligrosos al área. Falcao, que estuvo vigilado por dos centrales que le sacaban 15 centímetros de altura, estuvo apunto de aprovechar algún centro para inaugurar el marcador durante el primer acto. Suya fue la magnifica asistencia en el primer gol de los colchoneros. El colombiano se suspendió en el aire para dejar de cabeza un balón que acabo rematando Koke en boca de gol. Lejos de ser una solución, el gol se convirtió en un problema para los de Simeone…

La gestión de la ventaja

Tras el gol del Atlético, el Betis, que ya había dado entrada a Beñat y Pereira por los ‘desaparecidos’ Matilla y Salva Sevilla, se fue hacia arriba e intentó subir todavía más en el ritmo del partido. En esas, los andaluces empezaron a encontrar profundidad desde su banda izquierda, donde Jefferson le puso en algún aprieto a un Juanfran que no recibió los apoyos pertinentes de Tiago y sobre todo Salvío, que se desentendió de sus responsabilidades defensivas en la segunda mitad.

Los rojiblancos, sin un Diego que fue sustituido en el minuto 58 tras realizar un partido gris, no fueron capaces de hacerse fuertes en el centro del campo para controlar el ritmo de juego. Eso hizo que el partido se convirtiera en un correcalles que solo le interesaba al equipo que iba con desventaja en el marcador. Los abundantes espacios que se podían hallar en ambos sistemas defensivos acrecentaban las dudas sobre el marcador final. El Atlético tuvo varias ocasiones para poner tierra de por miedo, pero por el contrario, el Betis dispuso de una clarísima de Rubén Castro ¡¡a la contra!! tras una acción en la que Adrián falló un mano a mano ante el portero rival. Uno más.

Justo cuando parecía que el Atlético iba a poder quedarse con los tres puntos, una falta lanzada desde el centro del campo acabó en las botas de un Rubén Castro que puso un gran pase de la muerte desde la izquierda que depositó al fondo de la red Pozuelo desde el punto del penalti. Era el segundo gol en liga del canterano (el primero fue en el Calderón), que llevaba más de un mes sin jugar por culpa de alguna discrepancia con su técnico. Pero el gol no iba a ser la única contribución de Alejandro al partido, puesto que de sus botas salió también la asistencia del tanto de la remontada del Betis, que fue anotado a partes iguales por Jonathan Pereira y Thibaut Courtois.

La polémica

En el minuto 78, Adrián realizó una jugada individual para acabar metiendo un gran pase al desmarque de Falcao. El colombiano regateó al portero y este pareció hacerle penalti. El ‘9’ intentó continuar la jugada para anotar el gol, pero se quedó sin ángulo y la ocasión acabó desbaratándose. Pudo haber penalti.

Si es cierto que, en el caso de que fuera penalti, esta acción condicionó el partido por completo. ¿Por qué? El Atlético pudo haberse puesto 0-2 con tan solo 12 minutos por jugarse del tiempo reglamentario. Pero hoy los puntos no se perdieron por esa acción, sino porque el Atlético no supo gestionar bien la ventaja en el marcador. El trigésimo tercer gol de la temporada de Falcao sirvió al menos para volver a situarse entre los 6 primeros de la tabla 11 jornadas después.

El dato

El Atlético de Simeone ha marcado el primer gol en el 67% de los partidos oficiales (18 de 27). El hecho de que haya ganado el 83% de esos partidos (15 de 18), nos hace pensar que el equipo del cholo sabe manejar muy bien las ventajas. El hecho de que hoy no fuera capaz de hacer eso le sitúa a 6 puntos del objetivo de la temporada a falta de tan solo 9 en juego…

Sobre Mohit