Post-partido: Atlético de Madrid 2-1 Málaga

El Atlético de Madrid fue capaz de remontar un gol en contra ante el Málaga para llegar a la última jornada del campeonato con opciones matemáticas de clasificarse para la Liga de Campeones. A pesar de salir casi con su once de gala, los rojiblancos fueron sobrepasados por un gran Málaga durante la primera mitad. Eso es porque los de Simeone jugaron los primeros 45 minutos con una intensidad muy por debajo de la que exigía un partido como el de anoche. Los de Pellegrini no tuvieron ningún problema para jugar entrelineas e ir avanzando por el campo del Atlético. De hecho, los andaluces tuvieron hasta tres ocasiones relativamente claras para inaugurar el marcador antes de que Eliseu marcara un golazo desde 25 metros en el minuto 37. Los colchoneros, lejos de venirse abajo, salieron a la segunda mitad con la intención de darle la vuelta al marcador, cosa que consiguieron gracias a los goles de Koke y Adrián.

Como bien avisamos en la previa, el Málaga es un equipo que cuenta con grandes individualidades en tres cuartos de campo, por lo que la consigna general del partido era mantener un sistema defensivo solido y compacto, que nos permitiera no regalar espacios en defensa a un equipo muy poderoso ofensivamente. Pues bien, el Atlético hizo todo lo contrario durante los primeros 45 minutos. Cazorla (que jugó como mediocentro) se hartó de combinar entrelineas con Isco y entre los dos consiguieron penetrar con suma facilidad el frágil sistema defensivo de los de Simeone. Como consecuencia de eso, los rojiblancos fueron retrasando líneas hasta ceder completamente el balón y el campo a los de Pellegrini, que tuvieron suficientes ocasiones para llegar al descanso con una renta superior de goles a favor. Bien es cierto que instantes antes del zambombazo de Eliseu, el Atlético tuvo una contra que Falcao no pudo finalizar en boca de gol tras una maravillosa asistencia de Adrián.

Los rojiblancos comenzaron la segunda parte con una velocidad más, lo que les permitió casi instantáneamente quitarle el control del juego a un Málaga que no fue ni la sombra de si mismo en el segundo acto. El dominio de los rojiblancos fue mucho más pronunciado a partir del minuto 57, cuando Koke saltó al terreno de juego en sustitución de un Mario Suarez que realizó uno de sus peores partidos con la camiseta del Atlético de Madrid. Instantes después del cambio, Adrián dispuso de un mano a mano que no supo transformar en gol tras regatear a Kameni. Unos minutos después fue Diego el que tuvo el empate en sus botas, pero el tiro del brasileño rebotó en un defensa para acabar marchándose a saque de esquina. En la siguiente jugada llegó el gol del Atlético. El autor del tanto fue Koke, que aprovechó el rechace de Kameni tras un córner lanzado precisamente por Diego, para acabar conectando un remate durísimo desde la frontal del área ante el que nada pudo hacer el arquero camerunés.

El partido se equilibró en cierta medida tras el gol de los colchoneros. El Málaga incluso llegó a tener alguna ocasión para deshacer el empate. Pero finalmente fue el Atlético el que se llevó el gato al agua tras el tanto de Adrián, que aprovechó perfectamente la prolongación de Falcao para anticiparse a su marcador y acabar resolviendo con maestría ante Kameni. El de anoche fue el 19º gol oficial de Adrián con el Atlético de Madrid está temporada…y el 1º en la segunda vuelta del campeonato liguero. De no haber sido por la falta de puntería que ha padecido el asturiano en distantes fases del campeonato domestico, es evidente que a estas alturas ya habría debutado con la selección española absoluta. Esperemos que no tarde mucho en vestir la roja…

Los errores arbitrales

Como venía siendo costumbre en los últimos partidos de liga, el Atlético volvió a regalar una segunda acción tras un saque de esquina que se convirtió en gol del Málaga tras varios rechaces en el interior del área. Está vez fue injustamente anulado por el colegiado, puesto que Camacho no estaba ni mucho menos en posición adelantada en el momento en el que el balón impacta en su cuerpo. Por lo tanto, el gol debió haber subido al marcador.

A lo anterior se suma un penalti clamoroso de Mario Suarez sobre Demichelis en la primera parte que también fue obviado por el colegiado Muñiz Fernández. La suma de esos errores deja claro que el Atlético quizá mereció ganar el partido por la gran segunda parte que realizaron sus futbolistas, pero definitivamente no lo habría hecho si el árbitro hoy hubiera estado más acertado. En cualquier caso, hace unos meses fuimos nosotros quienes perdimos puntos importantes ante el Barcelona en el Calderón debido a una actuación arbitral realmente nefasta.

El crack: Thibaut Courtois

Si bien llevaba unos cuantos partidos mostrándose más inconsistente de lo habitual, el cancerbero Belga fue absolutamente clave hoy para que los suyos pudieran sumar los tres puntos. Nada más comenzar el partido rechazó un tiro de Isco, que se había quedado solo ante él tras un gran pase de Rondón. Un par de minutos más tarde acertó a desviar un gran lanzamiento a Joaquín desde fuera del área. Ya en la segunda mitad, cuando el partido todavía iba con tablas en el marcador, volvió a sacar un pie milagroso para despejar otro mano a mano, está vez ante el recién entrado Seba Fernández. Y por si fuera poco, de sus botas nació la jugada del gol de la victoria del Atlético. Ni que decir tiene que el tirazo de Eliseu fue imparable.

El dato

Luis Amaranto Perea y Antonio López Guerrero fueron homenajeados antes del comienzo del último partido de los dos (aunque ninguno jugó) con el Atlético en el Calderón. El lateral ha jugado 272 partidos con la camiseta del Atlético de Madrid, mientras el central ha defendido nuestros colores en 314 ocasiones. Adrián les dedicó su gol. Buen gesto.

Sobre Mohit