Post-partido: Villarreal 0-1 Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid ganó el último partido de la liga ante un Villarreal que acabó consumando su descenso a segunda división. La victoria tampoco le sirvió a los rojiblancos para cumplir su objetivo de clasificarse para la Champions, puesto que el Sporting de Clemente (también descendido) no fue capaz de sorprenderle al Málaga en la Rosaleda. Así las cosas, a pesar de haber sumado 14 de los últimos 18 puntos en liga, los de Simeone se quedaron a las puertas del cuarto puesto. En principio, ese varapalo precipitará nuevamente la marcha de la mayoría de las estrellas de la plantilla rojiblanca. Sin embargo, teniendo en cuenta la consistencia con la que ha competido el equipo desde que comenzó el año 2012, la directiva debería intentar hacer lo imposible por mantener la base de un equipo campeón. Por su parte, el submarino amarillo volverá a la categoría de plata del fútbol español tras 12 años en los que maravilló a toda Europa con su fútbol.

El partido comenzó con el guion previsto. Lotina alineó un trivote defensivo (Marchena – Bruno – Senna) en el centro del campo en busca de contemporizar el juego en los minutos iniciales del choque. Por su parte, el Atlético, que salió con tan solo 2 cambios con respecto a la alineación titular de la final de la Europa League (Salvío por Turan y Tiago por Mario), aprovechó la pasividad de los castellonenses para no desgastarse en demasía durante los primeros 45 minutos. La combinación de esos factores hizo que viéramos una primera parte sin ritmo, con pocos espacios y con transiciones lentas. La sensación en todo momento era que ambos equipos buscaban llegar al intermedio con tablas en el marcador.

En los primeros minutos de la segunda mitad tampoco se vio mucho fútbol en el Madrigal. El Villarreal, que se salvaba con un empate, no quiso asumir demasiados riesgos en defensa, mientras el Atlético no lograba encontrar espacios en el poblado sistema defensivo de los de Lotina. No obstante, el cambio de Koke por Gabi le dio mayor presencia ofensiva a los rojiblancos, que dispusieron de dos ocasiones claras para marcar entre el minuto 62 y el 65. Pero ni Filipe, que estrelló su remate en el larguero, ni Salvío, que se encontró con una gran parada de Diego López, supieron ponerle por delante en el marcador a los de Simeone. Por su parte, Senna estuvo apunto de sorprender a Courtois con una falta lanzada desde el vértice derecho del área rojiblanca, pero el belga logró despejar con ciertos apuros. Finalmente, cuando parecía que ambos equipos firmarían el empate, apareció Falcao, que a pesar de estar marcado por 3 futbolistas en el momento del remate, logró conectar un testarazo inapelable tras un saque de esquina muy bien lanzado por Diego Ribas.

La conexión Diego – Falcao

Todo hace indicar que Diego y Falcao abandonaran el Atlético de Madrid este verano. Teniendo en cuenta que uno es el máximo goleador del equipo (Falcao, 36) y el otro es el que más pases de gol ha dado a sus compañeros a lo largo de la temporada (Diego, 12), es evidente que el club necesitara acertar con los recambios para poder mantener la buena línea de resultados que ha obtenido el equipo en la segunda mitad del campeonato. Ahora bien, cabe resaltar que hay pocos jugadores en el mundo que tengan un nivel similar y puedan ofrecer un rendimiento parecido al que han ofrecido estos dos futbolistas al Atlético esta campaña. En este sentido, es evidente que sería un grave error desprenderse de cualquiera de los dos.

Una de las claves del éxito que ha logrado el Atlético está temporada en Europa es el gran entendimiento que ha habido entre los dos cracks del equipo. Tanto es así, que 4 de los 7 pases de gol que ha dado Diego en la Europa League fueron para Falcao. En total, 7 de los 36 goles que ha marcado Falcao está temporada han sido tras últimos pases efectuados por el ex del Werder. Obviamente, no es fácil encontrar dos jugadores que ofrezcan tal rendimiento al equipo en su primera temporada, y sobre todo, que sean capaces de entenderse entre ellos casi a la perfección desde prácticamente la primera vez que jugaron juntos. Un club con una buena planificación deportiva internaría hacer lo imposible por mantener a ambos de cara a la próxima temporada. 

La nota negativa

El banquillo del Villarreal se pasó prácticamente toda la segunda mitad presionando al Atlético para que no intentaran ganar el partido, toda vez que el Málaga había encarrilado su clasificación para la Champions con el gol de Rondón en el minuto 50. Las medidas de presión traspasaron la barrera de lo vergonzoso cuando algunos suplentes del equipo de Lotina le pidieron a Godín “jugar para atrás” recordándole su pasado en el equipo castellonense. Es un hecho que los nervios se apoderan de tus actos cuando te estás jugando la permanencia, pero eso no justifica criticar a un profesional del equipo contrario por hacer bien su trabajo. Lo que tiene todavía menos justificación son los insultos que José Manuel Llaneza, consejero delegado del Villarreal, propinó a Diego Godín a la salida del túnel de vestuarios. ¡Lamentable!

Sobre Mohit