Se va Forlán y entran Osvaldo y Falcao ¿Buena operación?

El fichaje de Turan y el más que posible fichaje de un delantero centro TOP como Falcao hacían presagiar que el Atlético volvería a apostar por su característico 4-4-2 (o 4-2-4): Juego directo, ignorando a los mediocentros, con muchas dificultades en las transiciones defensa – ataque y eso sí, mucha imaginación, velocidad y desequilibrio cuando la pelota pasa por sus hombres de segunda línea (Turan, Reyes y Forlán). Ahora bien, la situación ha vuelto a dar un giro, otro más, con la posible marcha de Forlán y el ‘casi oficial’ fichaje, en su lugar, del argentino Pablo Daniel Osvaldo.

El Atlético ahora quiere fichar a dos ‘9’ de área (distintas especialidades, eso sí) en vez de mantener a su ‘7’, que últimamente (desde el mundial) se había reconvertido en un segundo punta con mucha movilidad y que cada vez mostraba mejores cualidades para enlazar con la media y ayudar a la circulación del balón en tres cuartos de campo. Solo existe una interpretación lógica de esa situación y todos los indicios nos llevan a pensar en lo mismo: Manzano quiere jugar con un solo delantero, y Forlán, de haberse quedado, iba a ser suplente.

Es de sobra conocido que el uruguayo no acepta el banquillo y en vistas de los problemas que tuvo el equipo durante la pasada temporada debido a esta situación (empeorada por el trato que le brindó Quique), el club posiblemente opta por la decisión más lógica, que es traspasar a Forlán al mejor pastor. Casualmente, el Inter, que perderá a Eto’o a manos del millonario Anzhi ruso, podría estar interesado en contar con los servicios del charrúa.

Pero la segunda parte de la ecuación es definir el estilo (y sistema) de juego y el sitio que tendrían Falcao, Osvaldo u otros posibles fichajes en la plantilla y en el equipo titular. Es evidente que Falcao (38 millones), Turan (reclamo publicitario principal) y Reyes (‘10’) serán indiscutibles esta temporada, por lo que solamente queda por definir el nombre, puesto y función del cuarto jugador en discordia. La simple lógica nos puede llevar a pensar que ese jugador podría ser Osvaldo, que viene de hacer una fabulosa campaña con el Espanyol y por el que se van a pagar nada menos que 17 millones de euros. Pero ya hemos dicho que la situación inicial (traspaso de Forlán) da a entender que la idea del técnico es de jugar con un solo punta, a lo que se suma el hecho de que Manzano lleva pidiendo (tímidamente) un mediapunta desde prácticamente el día de su presentación con el Atlético. Todo esto nos lleva a pensar que el Atlético hará todavía otro fichaje más (¿Diego Ribas?), que cumpla con el perfil de jugador creativo que busca el técnico jienense para definir el juego del conjunto rojiblanco. Osvaldo seria suplente.

¿Un delantero suplente por 17 millones? Independientemente de que el equipo tenga deficiencias principales en otras zonas que podrían ser solucionadas con el dinero que se va a invertir en Osvaldo, uno no debe ignorar el hecho de que cualquier equipo con aspiraciones de Champions debe tener al menos dos delanteros principales, que aseguren un buen rendimiento a base de goles…

-Barcelona: Messi y Villa.

-Real Madrid: Ronaldo y Benzema.

-Valencia: Soldado y Aduriz.

-Villarreal: Nilmar y Rossi.

-Sevilla: Negredo y Kanoute.

-Málaga: Nistelrooy y Baptista.

-Atlético: Falcao y Osvaldo.

Esto nos lleva a pensar que, aunque la idea sea jugar con un delantero, es importante tener al menos dos que puedan garantizar goles. Ahora bien, probablemente la ecuación más ‘equilibrada’ habría sido Rossi + Osvaldo (o Podolski + Falcao) en vez de Falcao + Osvaldo, no porque Rossi sea mejor que Falcao (ni mucho menos), sino porque es diferente y aporta otras cosas que el colombiano.

El italiano es un delantero polivalente, que domina la mayoría de los movimientos del ‘9’ puro (marcó 32 goles el año pasado) y que además, durante sus tres primeras temporadas en el submarino amarillo, demostró cualidades de sobra para jugar como segundo delantero. Así, podría ser el delantero único que busca Manzano para su 4-2-3-1 y sobre todo, no tendría problemas de compatibilidad con Osvaldo cuando les toque jugar juntos a los dos (lesión Diego o situaciones de desventaja en el marcador). No podríamos decir lo mismo de la pareja Osvaldo – Falcao.

Los segundos delanteros siempre deben tener mayor movilidad, técnica e intervención en el juego que los delanteros centros natos (rematadores), pero esa lógica no se cumple con Osvaldo y Falcao (ambos son finalizadores). Es evidente que, al ser grandes jugadores, se acabarían entendiendo y se ayudarían mutuamente para anotar (no fabricar) los goles, pero el rendimiento colectivo del equipo no sería el más alto posible.

CONCLUSIÓN

La marcha de Forlán podría ser positiva para el club si Manzano tiene la idea fija de jugar con un solo delantero, aunque dañaría la credibilidad del entrenador puesto que, no hace mucho, él mismo reconoció que el uruguayo se iba a quedar e iba a ser importante la próxima temporada. En cualquier caso, es bastante más lógico tener en el banquillo a un delantero de 25 años que cobra ¿2.5 millones? que a uno de 32 que cobra casi el doble. Ahora bien, la dimensión del acierto (o error) se medirá con el fichaje de ese mediapunta que tanto desea el técnico rojiblanco. Diego Ribas probablemente no solucionaría los problemas que tiene el Atlético en la zona de creación / iniciación de los ataques (Borja Valero sí), pero sí aportaría frescura y visión en el último cuarto y acabaría, de algún modo, con el 4-2-4. Otro asunto es la compatibilidad de Falcao y Osvaldo, que si bien son dos ‘9’ que aportan cosas distintas, difícilmente alcanzarían su máximo potencial jugando juntos.

Sobre Mohit