Los defectos de José Antonio Reyes

Hace semanas hablamos de los tres perfiles distintos que existen en el puesto de los jugadores de banda. Los extremos, los interiores y los segundos delanteros. Los extremos son jugadores limitados a la línea de banda, que destacan por su velocidad, desborde y capacidad para poner buenos centros al área. Los interiores, por su parte, son jugadores que ayudan en la creación y dan continuidad a las transiciones ofensivas del equipo. En cuanto a los segundos delanteros, se trata de atacantes que no ayudan en la elaboración del juego, pero gracias a su gran movilidad por todo el frente del ataque (en especial las caídas a la banda), aportan un buen rendimiento en función de goles y asistencias.

Los extremos solo son válidos cuando tu estilo es de abrir el campo, buscar velocidad en las transiciones, y tienes jugadores en la media que se sientan cómodos jugando partidos de ida y vuelta, sin dominador claro. Pero Manzano no busca eso y además, no tiene jugadores para ello. Este Atlético tiene a Falcao, por lo que un buen extremo podría explotar el buen juego aéreo que ofrece el ariete colombiano. No obstante, jugadores como Diego o Turan, que pueden poner el balón donde quieran desde cualquier posición del campo, son mucho más completos TACTICAMENTE que los extremos puros (ej. Juanfran), ya que aportan bastante más en el juego de asociación, juegan mejor entrelineas y aportan más llegada desde segunda línea.

Este Atlético de Manzano, que tiene la idea fija de jugar con el 4-3-3 con un solo delantero y dos laterales muy ofensivos, necesita dos interiores por las bandas, que además de aportar desborde, velocidad y buenos centros desde los carriles, también sean capaces de ocupar posiciones interiores para ayudar a los centrocampistas en la creación del juego. La idea del Atlético es tener el balón el mayor tiempo posible y para eso, es imprescindible que cinco de los seis jugadores de ataque (salvo Falcao, que remata las jugadas) intervengan en el juego de asociación y ayuden en la circulación del balón.

¿En qué perfil de jugador de banda encaja José Antonio Reyes?

El andaluz es un jugador con muy buena visión y talento para jugar entrelineas, pero no destaca ni por su capacidad de asociación ni por poner balones a los desmarques del delantero. Por otra parte, el utrerano destaca por su velocidad y cambios de ritmo, tiene una gran zurda y puede poner el balón donde quiere. Aun así, ni se especializa en poner centros precisos al área ni por anotar goles. No tiene movimientos propios de delantero y su falta de instinto asesino le impide dar un gran rendimiento jugando de segundo punta. Además, su manía de arriesgar (y perder) balones en zonas comprometidas con regates imposibles no solo daña las posibilidades ofensivas del juego rojiblanco, sino también hacen sufrir al equipo a la contra. En resumidas cuentas, se trata de un jugador de mucha calidad, pero futbolísticamente incompleto.

¿Qué tipo de jugador nos hace falta para realizar la función de interior?

Por los números del año pasado, sería lógico asegurar que Juan Mata y Santi Cazorla fueron, de largo, los mejores interiores de la liga española…

Cazorla: 3012 m. 1651 PB / 430 PM (73.96%). 379 per. Pase bueno cada 1.82 m. Perdida cada 7.95 m. 5 g y 8 a.

Mata: 2679 m. 1300 PB / 324 PM (75.08%). 282 per. Pase bueno cada 2.06 m. Perdida cada 9.50 m. 8 g y 12 a.

*% eficacia calculado en función de pases malos, no totales. ¿Por qué? Pases malos son más SIGNIFICATIVOS que los buenos.

En este caso, estamos hablando de jugadores que se mueven en torno a los 50 pases buenos por partido, y tienen la técnica y visión para dar 8 pases buenos de cada 10. Lógicamente, estos jugadores no SOLO saben desequilibrar en el último cuarto del campo (implicación directa en 13 y 20 goles, respectivamente), sino que además ayudan a los mediocentros a dar continuidad a las transiciones ofensivas del equipo e intentan buscar la profundidad en ataque. En cambio, estas son las estadísticas de José Antonio Reyes…

Reyes: 3049 m. 1085 PB / 543 PM (49.95%). 450 per. Pase bueno cada 2.81 m. Perdida cada 6.78 m. 6 g y 6 a.

Además de mostrar peor capacidad de desequilibrio en el último cuarto (implicación directa en ‘solo’ 12 goles) que Mata y Cazorla, el utrerano dio más de una docena de pases menos de media que los dos internacionales absolutos, falló casi 4 pases de cada 10 (el doble que Mata y Cazorla) y perdió una media de casi 14 balones por partido el año pasado (4 más que Mata y 2 más que Cazorla).

Estas estadísticas dejan claro que Reyes es un jugador de banda que no aporta NADA en el juego de asociación (véase eficacia pases), es demasiado individualista (véase perdidas) y para colmo, no aporta lo suficiente (véase goles + asistencias) en el último cuarto para justificar las ‘libertades’ que le ofreció Quique Sánchez Flores el año pasado.

¿Significa eso que Reyes es un mal jugador?

Para nada. Lo que esto significa es que es el sevillano no encaja, con este nivel de rendimiento, en el estilo de juego que está intentando implantar Gregorio Manzano en este Atlético de Madrid. Otra cosa seria que adaptara su juego a las necesidades del equipo e intentara sustituir su costumbre de conducir el balón por otra, más útil, de buscar la asociación y el pase corto, que potenciara el juego colectivo y ayudara a los rojiblancos a perder menos balones y por consiguiente, tener todavía más posesión del balón (ahora estamos moviéndonos en torno al 60%
de media).

En cualquier caso, si Reyes no es capaz de cambiar su perfil futbolístico (ni Wenger consiguió convencerle), es evidente que su aportación, en cuanto a goles y asistencias, tiene que ser mucho más determinante y significativa para justificar esas particularidades (o más bien defectos) de su juego. ¿Qué significa eso?

Messi: 2984 m. 416 per. Una perdida cada 7.17 m. 31 g y 19 a.

Ronaldo: 3053 m. 408 per. Una perdida cada 7.48 m. 40 g y 9 a.

El mayor defecto de Reyes, que más daño hace a ESTE Atlético, es que pierde demasiados balones en su intento de conducir en vez de combinar. Por su parte, jugadores como Messi y Ronaldo también pierden muchos balones (aunque en ambos casos menos de los que perdía Reyes el año pasado en liga), pero por el otro lado, son capaces de marcar diferencias en tres cuartos de campo y tienen números para justificar esas pérdidas. Y es que, no es lo mismo tener una implicación directa en 12 tantos, que en 49 (Ronaldo) o 50 (Messi). Si el ‘10’ de nuestro equipo, con todas las libertades que tuvo el año pasado y se está cogiendo por su cuenta en este inicio de temporada, esta tan lejos del nivel y el rendimiento de los mejores jugadores del Barça y del Madrid, no nos debería sorprender acabar la liga a 25 / 30 puntos de los dos ‘gigantes’…

¿Y si Reyes no mejora? ¿Qué problemas tendríamos?

Es evidente que Turan encaja perfectamente en la descripción de interior. Además, su rendimiento en cuanto a goles, y sobre todo asistencias, ha sido muy superior al de Reyes en las últimas campañas (tiene un promedio de 18 asistencias cada 50 partidos oficiales). Y por si fuera poco, en este inicio de temporada, aparte de tener movimientos muy inteligentes en ataque, se está sacrificado en las tareas defensivas. El problema, en cualquier caso, es encontrar otro jugador del mismo perfil (y nivel) para la otra banda.

Diego, por su parte, a pesar de lo que muchos pensábamos, se siente cómodo jugando por delante de los mediocentros, siendo el iniciador y el conductor de todos los ataques del Atlético. A pesar de ser una función (mediapunta que juega en la zona de creación) que no realiza desde su etapa en el Santos, allá por el 2004, es evidente que es la que saca lo mejor de él y más cómodo le hace sentir sobre el terreno de juego. El brasileño es un jugador que necesita entrar constantemente en contacto con el balón y ‘relegarle’ a un puesto de banda le quitaría el protagonismo que necesita para ofrecer su mejor versión. Necesita jugar por el centro y no puede hacer de interior en este equipo.

¿Solución?

Teniendo en cuenta que Falcao – Arda – Diego son insustituibles en ataque, y que Mario y Tiago / Gabi serán la pareja de mediocentros, si Reyes no se ADAPTA a la idea de juego de este Atleti, es evidente que hay un puesto que queda libre, y a pesar de tener a Juanfran o Salvío como alternativas, en principio ninguno tiene cualidades propias de un interior. Eso nos dejaría dos escenarios…

El primero, el más lógico y a su vez el más difícil, mantener a Reyes en el equipo y adaptar el sistema para que el andaluz tenga los espacios necesarios para mejorar SIGNIFICATIVAMENTE sus estadísticas de goles y asistencias. Para que esto funcione, el utrerano tendrá que mejorar sus movimientos sin balón para poder aprovechar estos espacios.

El segundo, apostar por un ‘cambio’ de sistema. Manzano ha probado su clásico 4-3-3 (Valencia y Racing) y también el 4-1-2-1-2 en rombo (Osasuna y Celtic), donde jugarían tres centrocampistas (Mario – Gabi / Tiago – ¿Koke?) por detrás de Diego (mediapunta), Turan (interior / segundo delantero) y Falcao (delantero centro). A día de hoy esta posibilidad parece remota, pero si Reyes se queda estancado (no mejora) y el resto de los compañeros siguen progresando en esa intención de tener la posesión, no podemos descartar que Manzano apueste por jugadores como Koke (4-1-2-1-2 rombo) o Pizzi (4-3-3) en vez del andaluz.

Por otro lado, el daño que puede hacer al vestuario rojiblanco que un jugador que Reyes no sea titular, o los ataques que puede sufrir Manzano de los medios de comunicación por dejar fuera a un jugador que casualmente tiene muy buena prensa… son otros debates de los que ya hablaremos en su momento.

 

Sobre Mohit